Lucha cubana por la independencia: el fin del control español

Lucha cubana por la independencia: el fin del control español


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

En la década de 1890, las únicas colonias españolas que quedaban en el hemisferio occidental eran Cuba y Puerto Rico. Sin embargo, la relación se deterioró rápidamente tras la promulgación de la Tarifa Wilson-Gorman en 1894, que eliminó el azúcar cubano de la lista gratuita. En 1895, las duras condiciones económicas desataron otra en una serie de insurrecciones de los nativos contra el gobierno español. William McKinley asumió el cargo a principios de 1897 y dio a conocer que favorecía la neutralidad en la lucha entre España y su colonia. Sin embargo, un segmento cada vez mayor de la opinión pública estadounidense discrepaba con el presidente, debido en gran parte a los esfuerzos calculados de la prensa amarilla para incitar el odio contra los españoles. A finales de 1897 y principios de 1898, parecía que los esfuerzos de paz de McKinley habían tenido éxito. España había sido persuadida de liberalizar su régimen en Cuba. Dos incidentes internacionales, la publicación de la carta de Lôme y el hundimiento del U.S.S. Maine, ocurriría en rápida sucesión y destruiría la frágil esperanza de paz.


Guerra de la Independencia (1895-1898)

La Guerra de la Independencia se inició el 24 de febrero de 1895, bajo la dirección intelectual del escritor y filósofo José Martí, considerado por todos los cubanos como el Padre de la Patria. Martí dio la orden de iniciar la revolución en esa fecha, y ésta se inició simultáneamente en cuatro lugares del Oriente de Cuba - en Bayate, al mando de Bartolomé Masó en Ibarra, al mando de Juan Gualberto Gómez y al mando de Antonio López Coloma en Baire, con los hermanos Saturnino y Mariano Lora y en Guantánamo, con Periquito Pérez, Emilio Giró y otros. La fecha del 24 de febrero se conmemora en Cuba como fiesta nacional bajo el nombre de "Grito de Baire".

Desafortunadamente, Martí, que había deseado participar activamente en el conflicto, fue asesinado el 19 de mayo de 1895 cerca de la localidad de Dos Ríos en el Oriente de Cuba, cuando su grupo fue sorprendido por una columna de soldados españoles al mando del coronel Jiménez de Sandoval. .

El 13 de septiembre de 1895 una Asamblea formada por delegados de las cinco escuadras que formaban el Ejército Libertador hizo una reunión en Jimaguayú y eligió a Salvador Cisneros Betancourt como Presidente de la República, Bartolomé Masó como Vicepresidente, Máximo Gómez como Generalísimo, Antonio Maceo como Teniente. y Tomás Estrada Palma como representante diplomático en Estados Unidos.

Máximo Gómez, un brillante líder militar, organizó varias campañas de gran éxito, incluida la Campaña Circular por Camagüey, y la Invasión de Oriente al Oeste de la isla completa, todo en el corto período del 8 de noviembre de 1895 al 22 de enero de 1896. El La acción más destacada fue la victoria sobre el general español Martínez Campo en la localidad del Coliseo.

La reacción del gobierno español fue el reemplazo de Cámpos de Martínez por el general Valeriano Weyler y el aumento de tropas en la isla que sumó 180 000. Weyler ordenó a todos los habitantes de las zonas rurales que fueran confinados en las ciudades y declaró que todos los que estaban en el campo serían considerados insurrectos. Esta cruel "concentración" tuvo efectos secundarios devastadores para la economía de la isla. Al mismo tiempo, la fiebre amarilla siguió tomando como víctimas a decenas de miles de soldados en la isla. Por este tiempo, el Senado y el Congreso de los Estados Unidos tomaron decisiones judiciales separadas reconociendo la Revolución Cubana.

En septiembre de 1897, se llevó a cabo una convención constitucional en Yaya, donde se eligió un nuevo gobierno revolucionario. Se eligió como presidente al general Bartolomé Masó y como vicepresidente a Domingo Méndez Capote. Durante este año, las tensiones entre Estados Unidos y España aumentaron notablemente. España finalmente destituyó al general Weyler y otorgó a Cuba autonomía en asuntos internos en 1897.


Rebelión de Hatuey

La situación de los conquistadores se tornó muy difícil en Baracoa. Esperaban encontrar una población dócil y pacífica, pero pronto tuvieron que enfrentar el ataque de sus habitantes. Hatuey recurrió a tácticas de guerrilla contra los españoles y pudo confinarlos a su fuerte en Baracoa. Hatuey logró reunir a unos 300 hombres armados con macanas, hachas de piedra y lanzas de madera, para enfrentar a los conquistadores. Lee mas.


El presidente McKinley pide declaración de guerra contra España

El presidente William McKinley pide al Congreso que le declare la guerra a España el 20 de abril de 1898.

En 1895, Cuba, ubicada a menos de 100 millas al sur de los Estados Unidos, intentó derrocar el dominio colonial español. Los rebeldes recibieron ayuda financiera de intereses privados de Estados Unidos y utilizaron a Estados Unidos como base de operaciones desde la que atacar. El ejército español respondió con fuerza brutal aproximadamente 100.000 civiles cubanos murieron en condiciones miserables dentro de los campos de concentración españoles entre 1895 y 1898. McKinley originalmente trató de evitar un conflicto armado con España, pero los medios estadounidenses, encabezados por el barón del periódico Randolph Hearst, criticaron a McKinley como sentimiento popular débil y agitado por una guerra para dar a los cubanos su independencia.

El 17 de febrero de 1898, el acorazado USS Maine, amarrado en el puerto de La Habana y # x2019s, se hundió después de ser sacudido por dos explosiones. 252 hombres a bordo murieron. Halcones en los medios de comunicación y dentro del gobierno inmediatamente culparon a España, y el presidente McKinley, abandonando sus esperanzas de neutralidad en el conflicto cubano-español, se inclinó ante los llamados del Congreso a la guerra. (Más tarde se descubrió que la explosión fue causada por la ignición espontánea de municiones defectuosas a bordo del Maine.)


Imperialismo económico en Asia oriental

Si bien las incursiones estadounidenses en la construcción del imperio comenzaron con la acción militar, el país al mismo tiempo aumentó su alcance e influencia a través de otros métodos también. En particular, Estados Unidos utilizó su capacidad económica e industrial para aumentar su imperio, como se puede ver en un estudio del mercado de China y las “notas de puertas abiertas” que se analizan a continuación. (2)

¿Por qué China?

Desde los días del viaje de Cristóbal Colón hacia el oeste para buscar una nueva ruta hacia las Indias Orientales (esencialmente India y China, pero definidas libremente como todo el sudeste asiático), muchos occidentales han soñado con el elusivo "Mercado de China". Con la derrota de la armada española en el Atlántico y el Pacífico, y concretamente con la incorporación de Filipinas como base de puertos y estaciones carboneras americanas, Estados Unidos estaba dispuesto a intentar hacer realidad el mito. Aunque China originalmente representaba solo un pequeño porcentaje del comercio exterior estadounidense, los capitanes de la industria estadounidense soñaban con un vasto mercado de clientes asiáticos desesperados por productos manufacturados que aún no podían producir en grandes cantidades por sí mismos.

Las empresas estadounidenses no fueron las únicas que vieron las oportunidades. Otros países, incluidos Japón, Rusia, Gran Bretaña, Francia y Alemania, también esperaban hacer avances en China. Los tratados anteriores entre Gran Bretaña y China en 1842 y 1844 durante las Guerras del Opio, cuando el Imperio Británico coaccionó militarmente al imperio chino para que aceptara la importación de opio indio a cambio de su té, habían impuesto una política de "puertas abiertas" en China, en que todas las naciones extranjeras tenían acceso libre e igual a los puertos chinos. Esto fue en un momento en que Gran Bretaña mantuvo la relación económica más sólida con China; sin embargo, otras naciones occidentales utilizaron el nuevo acuerdo para enviar misioneros cristianos, que comenzaron a trabajar en el interior de China.

Después de la guerra chino-japonesa de 1894-1895 por las reclamaciones de China sobre Corea, los países occidentales esperaban ejercer una influencia aún mayor en la región. En 1897, Alemania había obtenido derechos mineros exclusivos en la costa norte de China como reparación por el asesinato de dos misioneros alemanes. En 1898, Rusia obtuvo permiso para construir un ferrocarril a través del noreste de Manchuria. Uno por uno, cada país se forjó su propia esfera de influencia, donde podían controlar los mercados a través de tarifas y transporte, y así asegurar su participación en el mercado chino.

Alarmado por el ritmo al que las potencias extranjeras dividieron aún más a China en pseudoterritorios, y preocupado de que no tuvieran una pieza significativa para sí mismos, el gobierno de Estados Unidos intervino. Sin embargo, a diferencia de las naciones europeas, las empresas estadounidenses querían todo el mercado, no solo una parte de él. Querían hacer negocios en China sin esferas o fronteras construidas artificialmente para limitar el alcance de su comercio, pero sin los enredos territoriales o las responsabilidades legislativas a las que se oponían los antiimperialistas. Con la bendición y la ayuda del Secretario de Estado John Hay, varios empresarios estadounidenses crearon la Asociación Asiática Estadounidense en 1896 para buscar mayores oportunidades comerciales en China. (2)

Notas de la puerta abierta

En 1899, el secretario de Estado Hay hizo un movimiento audaz para adquirir los vastos mercados de China para el acceso estadounidense al presentar notas de puertas abiertas, una serie de notas circulares que el propio Hay redactó como expresión de los intereses estadounidenses en la región y envió a las otras potencias competidoras. (Figura). Estas notas, de ser aceptadas por las otras cinco naciones que mantienen esferas de influencia en China, borrarían todas las esferas y esencialmente abrirían todas las puertas al libre comercio, sin aranceles especiales o controles de transporte que darían ventajas injustas a un país sobre otro.

Específicamente, las notas requerían que todos los países acuerden mantener el libre acceso a todos los puertos del tratado en China, pagar tarifas ferroviarias y portuarias (sin acceso especial), y que solo China podría cobrar impuestos sobre el comercio dentro de sus fronteras. . Si bien en papel, las notas de Open Door ofrecerían igualdad de acceso a todos, la realidad era que favorecía enormemente a Estados Unidos. El libre comercio en China daría a las empresas estadounidenses la máxima ventaja, ya que las empresas estadounidenses estaban produciendo bienes de mayor calidad que otros países y lo estaban haciendo de manera más eficiente y menos costosa. Las “puertas abiertas” inundarían el mercado chino con productos estadounidenses, prácticamente expulsando a otros países del mercado.


Cronología de eventos clave en la historia de Cuba

Estas son fechas clave en la historia de Cuba, desde la llegada de Colón en 1492 hasta la actualidad.

Cristóbal Colón llega a Cuba y reclama el territorio para España.

Los españoles bajo Diego Velzquez conquistan Cuba y sus grupos aborígenes. España establece asentamientos, colonizando Cuba. El magnífico puerto de La Habana la convierte en un punto de tránsito común hacia y desde España.

La Habana es fundada como San Cristbal de la Habana por Velzquez.

Primero se cultiva azúcar, que eventualmente se convertirá en el cultivo más grande de Cuba.

Los esclavos de África llegan por primera vez a Cuba.

El Rey de España declara que el tabaco, principal cultivo de Cuba, no se puede vender a extranjeros. Quienes violen el decreto podrían ser ejecutados.

La Habana se convierte en la capital de Cuba.

Aproximadamente un tercio de la población de La Habana muere de fiebre amarilla.

La Habana es capturada por los británicos al mando del almirante George Pocock y Lord Albemarle durante la Guerra de los Siete Años. Cuba comienza a exportar azúcar a las colonias británicas.

La ocupación de La Habana termina cuando la ciudad es devuelta bajo el Tratado de París.

Las autoridades cubanas reprimen brutalmente lo que creen que es un complot de negros libres en Cuba para abolir la esclavitud y acabar con el dominio colonial. La supuesta revuelta se conoce como Conspiración de La Escale. La represión se llama el año del latigazo. Aproximadamente 400 negros fueron asesinados, unos 600 encarcelados y otros 400 expulsados.

Hartos de los altos impuestos, el comercio restringido y la falta de cubanos nativos en el gobierno, los cubanos del líder revolucionario mayor general Calixto García luchan por la independencia de España en la Guerra de los Diez Años. No logran obtener la independencia en la larga y sangrienta guerra. En el Tratado de Zanjn, España prometió a los cubanos más representación en el gobierno y las reformas, pero no cumplió.

Los rebeldes lanzan una segunda apuesta por la independencia en la "Pequeña Guerra", que también es liderada por el mayor general Calixto García. Con sus recursos agotados por la Guerra de los Diez Años, los rebeldes sufrieron una derrota.

Los precios del azúcar caen vertiginosamente, provocando la quiebra de muchos ingenios azucareros cubanos. Las empresas estadounidenses invierten en los molinos.

La esclavitud está abolida en Cuba.

Bajo el liderazgo del poeta Jos Mart y el general Máximo Gmez y Bez, los rebeldes comienzan otra revuelta contra el dominio español.

Bajo el mando del general español Valeriano Weyler y Nicolau, el ejército español obligó a la población rural de Cuba a ingresar a campos de concentración, donde miles murieron de enfermedades, hambre y exposición. Esto, junto con el precio que estaba cobrando el levantamiento en la inversión estadounidense en Cuba, el "periodismo amarillo" exagerando las atrocidades cometidas por España en Cuba y la importancia estratégica de la isla, llevaron a Estados Unidos a considerar una intervención.

La Guerra Hispanoamericana comienza poco después del hundimiento del acorazado Maine en el puerto de La Habana.

La Enmienda Platt, que forma parte de un proyecto de ley de asignaciones del ejército, estableció las condiciones para que Estados Unidos pudiera intervenir en Cuba y le permitió arrendar tierras para crear una base naval en Cuba.

Estados Unidos pone fin a su ocupación militar de Cuba. Cuba se convierte en una república independiente con Estrada Palma como su primer presidente.

Estados Unidos y Cuba firman el Tratado de Reciprocidad, que redujo el arancel de los productos importados y exportados entre las dos naciones y estableció el arancel sobre ciertos productos, incluido el azúcar.

El presidente Estrada Palma derrota al candidato del Partido Liberal José Miguel Gómez en las elecciones presidenciales. Los opositores afirman que Palma manipuló las elecciones para asegurar la victoria.

José Miguel Gómez encabeza un levantamiento en Cuba contra el presidente Estrada Palma. El tumulto lleva a Estados Unidos a ocupar Cuba. Charles Magoon, un abogado estadounidense, se desempeña como gobernador de Cuba.

Termina la ocupación estadounidense. Jos Miguel Gmez se convierte en presidente. Su mandato se ve empañado por acusaciones de corrupción.

Los cubanos negros se levantan y protestan contra la discriminación. El ejército estadounidense regresa a Cuba para sofocar el levantamiento.

El político conservador Mario García Menocal es elegido presidente.

Mario García Menocal es reelegido.

Menocal reprime una revuelta liberal liderada por José Miguel Gómez, llamada Guerra Chambelona. Los liberales exigieron que Menocal respetara la constitución y que las elecciones fueran libres de fraude.

Cuba entra en la Primera Guerra Mundial del lado de los Aliados.

Alfredo Zayas, un liberal que participó en la Guerra de Chambelona, ​​es elegido presidente. Las elecciones fueron consideradas fraudulentas en general.

Gerardo Machado, empresario, es elegido presidente. Se postuló en la "Plataforma de Regeneración", prometiendo invertir en la infraestructura de Cuba.

Se establece el Partido Comunista de Cuba.

Bajo la presión de Machado, el Congreso aprueba una enmienda que extiende el período presidencial a seis años. El presidente Machado se vuelve cada vez más represivo y varios grupos insurgentes lo desafían.

Cuba se ve afectada por la crisis económica en Estados Unidos Estados Unidos aumenta el arancel sobre el azúcar cubano, provocando una caída del mercado y la producción. Cuba sufre una depresión económica.

Presionado por el ejército cubano y el gobierno de Estados Unidos, el presidente Machado dimite. Carlos Manuel de Cspedes se convierte en presidente provisional, pero es ineficaz y es derrocado en un golpe de estado liderado por estudiantes encabezado por el sargento. Fulgencio Batista. El levantamiento se llama la "revuelta del sargento". Los estudiantes forman el Gobierno Provincial Revolucionario con Ramón Grau San Martín como presidente. Batista se convierte en jefe del ejército y, en ese cargo, en el líder de facto de Cuba. El Gobierno Revolucionario Provincial considera que la Enmienda Platt, que permitió a Estados Unidos intervenir en Cuba, ya no es válida.

En medio del creciente sentimiento de nacionalismo en Cuba, Estados Unidos deroga la Enmienda Platt.

El Gobierno Provincial Revolucionario es derrocado por militares y civiles leales a Batista, quien cuenta con el respaldo de Estados Unidos. Mantiene el control del país detrás de una serie de presidentes títeres.

Se celebran elecciones democráticas y Batista gana la presidencia. Implementa una nueva constitución pero dirige un estado policial corrupto.

Batista deja el cargo. El ex presidente Ramón Gray San Martín gana las elecciones presidenciales. Implementa una serie de reformas sociales y económicas antes de enfrentar acusaciones de corrupción.

Con el respaldo del ejército, Fulgencio Batista orquesta otro golpe, derrocando a Carlos Pro Socarrs, quien asumió el cargo en 1948. Se vuelve cada vez más represivo durante su segundo mandato.

Fidel Castro lidera un levantamiento liberal contra la dictadura de derecha de Batista.

Fidel Castro y Ernesto "Che" Guevara unen fuerzas en lo que llamaron Movimiento 26 de Julio y lanzan una guerra de guerrillas contra el régimen represivo de Batista. Son derrotados por las fuerzas de Batista, pero el movimiento gana en fuerza, número y organización.

Estados Unidos detiene la ayuda militar a Cuba.

Unos 9.000 guerrilleros liderados por Castro expulsan a Batista de Cuba. Castro se convierte en primer ministro, su hermano Raúl Castro es nombrado ministro de las Fuerzas Armadas y Guevara es tercero al mando. En unos pocos meses, Castro estableció tribunales militares para opositores políticos y encarceló a cientos.

Castro confisca activos estadounidenses, nacionaliza empresas estadounidenses y establece granjas colectivas al estilo soviético.

Un grupo de exiliados cubanos respaldados por Estados Unidos invade Cuba. Planificada durante la administración de Eisenhower, la invasión recibe el visto bueno del presidente John Kennedy, aunque se niega a brindar apoyo aéreo estadounidense. El desembarco en Bahía de Cochinos fue un fiasco. Los invasores no reciben el apoyo popular cubano y son fácilmente rechazados por los militares cubanos.

La Organización de Estados Americanos expulsa a Cuba.

La crisis de los misiles cubanos lleva a Estados Unidos y Cuba al borde de una guerra nuclear. Los soviéticos intentan instalar misiles de mediano alcance en Cuba, capaces de atacar objetivos en Estados Unidos con ojivas nucleares. Al denunciar a los soviéticos por "engaño deliberado", el presidente Kennedy prometió un bloqueo estadounidense de Cuba para detener la entrega de misiles. Seis días después, el primer ministro soviético Nikita Khrushchev ordenó el desmantelamiento de los emplazamientos de misiles y su devolución a la URSS a cambio de la promesa de Estados Unidos de no atacar a Cuba.

El único partido político de Cuba, las Organizaciones Revolucionarias Integradas, pasa a llamarse Partido Comunista de Cuba.

Guevara es ejecutado en Bolivia.

Cuba se une al Consejo de Asistencia Económica Mutua, una organización económica internacional liderada por los soviéticos.

Cuba envía tropas a Angola para apoyar al Movimiento Marxista de Liberación Popular de Angola, uno de los tres grupos rebeldes que luchan por la independencia de Portugal.

El Partido Comunista de Cuba adopta una constitución socialista. Fidel Castro se convierte en presidente de Cuba.

Castro envía alrededor de 12.000 soldados y ayuda a Etiopía para apoyar al dictador comunista Mengistu Haile Mariam en su campaña contra los secesionistas eritreos, los rebeldes somalíes y los opositores políticos.

Estados Unidos establece lazos diplomáticos limitados con Cuba el 1 de septiembre de 1977, lo que facilita la visita de los cubanoamericanos a la isla.

El contacto con los cubanoamericanos provoca una ola de descontento en Cuba, produciendo una avalancha de solicitantes de asilo. En respuesta, Castro abrió el puerto de Mariel a una "flotilla de la libertad" de barcos de Estados Unidos, lo que permitió que 125.000 huyeran a Miami. Después de la llegada de los refugiados, se descubre que sus filas estaban repletas de prisioneros, pacientes mentales y otros no deseados por el gobierno cubano.

La ayuda rusa, que había apoyado durante mucho tiempo la economía en crisis de Cuba, termina cuando el comunismo colapsó en Europa del Este. El comercio exterior de Cuba también se desploma, produciendo una grave crisis económica.

Estados Unidos endurece su embargo contra Cuba. En un intento por reactivar la economía, Castro permite la empresa privada limitada, permite que los cubanos posean monedas convertibles y fomenta la inversión extranjera en su industria turística.

En un intento por detener el flujo de refugiados de Cuba a Estados Unidos, los dos países llegan a un acuerdo que pide a Cuba que detenga el éxodo y que Estados Unidos admita legalmente al menos a 20.000 cubanos cada año.

El ejército cubano derriba dos aviones civiles estadounidenses operados por exiliados cubanos. En respuesta, Estados Unidos hace permanente su embargo contra Cuba con la Ley Helms-Burton.

El Papa Juan Pablo II visita Cuba. Es el primer Papa en hacerlo.

Elián González, de 5 años, es rescatado por la Guardia Costera de Estados Unidos en aguas frente a Miami. El niño, su madre, su novio y otros 14 cubanos habían intentado huir de Cuba en una pequeña lancha de aluminio. González, quien flotó en una cámara de aire durante dos días antes de ser encontrado, es uno de los tres sobrevivientes. Familiares en Miami acogieron al niño y suplicaron al gobierno que le permitiera permanecer en los Estados Unidos.González regresó a Cuba en 2000 después de que la Corte Suprema se negó a escuchar una apelación de emergencia presentada por los familiares del niño en Miami, quienes intentaron desesperadamente quedarse con el niño. en los EE.UU

Estados Unidos aprueba una legislación que permite la venta de alimentos y medicinas a Cuba.

Rusia y Cuba firman un acuerdo para incrementar los lazos entre los países.

Por primera vez en 40 años, Estados Unidos envía alimentos a Cuba. Cuba había solicitado la ayuda luego de que el país fuera azotado por el huracán Michelle.

Los sospechosos de terrorismo detenidos en Afganistán en la guerra contra el terrorismo liderada por Estados Unidos están detenidos en la prisión de Guantánamo.

El subsecretario de Estado de Estados Unidos, John Bolton, acusa a Cuba de intentar desarrollar armas biológicas. Agrega al país a la lista de naciones que el presidente George W. Bush dijo que forman el "eje del mal".

El ex presidente Jimmy Carter visita Cuba. Critica el embargo de Estados Unidos contra Cuba, así como el historial de derechos humanos de Cuba.

En marzo y abril, Castro envía a casi 80 disidentes a prisión con largas condenas, lo que provocó una condena internacional de la dura supresión de los derechos humanos por parte de Cuba.

La administración Bush vuelve a endurecer su embargo contra Cuba en junio, permitiendo que los cubanoamericanos regresen a la isla solo una vez cada tres años (en lugar de cada año) y restringiendo la cantidad de efectivo estadounidense que se puede gastar allí a 50 dólares por día. En respuesta, Cuba prohíbe el uso de dólares, moneda de curso legal en el país desde hace más de una década.

Castro está hospitalizado debido a una enfermedad y temporalmente cede el poder a su hermano Ral. En octubre, se revela que Castro tiene cáncer y no volverá al poder.

Fidel Castro, de 81 años, anuncia su retiro en febrero. Ocupó el poder durante 49 años. Ral Castro sucede a su hermano, convirtiéndose en el vigésimo primer presidente de Cuba.

El canciller Felipe Pérez Roque firma en febrero el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Los Pactos garantizan la libertad política y civil de los ciudadanos y garantizan el derecho al trabajo, salarios justos, seguridad social, educación y altos estándares de salud física y mental.

El gobierno relaja las restricciones a la tierra para los agricultores privados en julio, en un esfuerzo por impulsar la mala producción de alimentos del país y reducir la dependencia de las importaciones de alimentos.

Los huracanes Gustav e Ike azotaron Cuba en agosto y septiembre, causando daños devastadores en toda la isla.

El Congreso de Estados Unidos vota en marzo para derogar las restricciones a los cubanoamericanos que visitan La Habana y envían dinero al país.

En una reorganización del gobierno, renuncian el secretario de gabinete Carlos Lage y el canciller Felipe Pérez Roque, veteranos de la era Fidel Castro.

La Organización de Estados Americanos levanta su suspensión de 47 años de Cuba. Cuba, sin embargo, dijo que no volvería a ser miembro de la organización.

Castro hace un anuncio sorpresa en julio de que planea liberar a 52 presos políticos. Los prisioneros, activistas y periodistas, han estado detenidos desde la represión de 2003 contra los disidentes.

Con la economía destrozada en gran parte como resultado de los huracanes de 2008 y la crisis financiera mundial, el gobierno anuncia recortes masivos de empleos en el sector público.

Cuba realiza el cambio más significativo en su liderazgo en más de 50 años en abril, al nombrar a Jos Ramn Machado para ocupar el segundo puesto más alto en el Partido Comunista. Es la primera vez desde la revolución de 1959 que alguien que no sea los hermanos Castro ha sido nombrado para el cargo.

En octubre, la compra y venta de automóviles se vuelve legal. Raúl Castro también comienza a permitir que los cubanos emprendan negocios por sí mismos en una variedad de trabajos aprobados. El próximo mes, el gobierno permite que se compren y vendan bienes raíces por primera vez desde la revolución.

El gobierno indultó a más de 2.900 prisioneros en diciembre.

El Papa Benedicto XVI visita Cuba en marzo. Pide a los funcionarios cubanos que amplíen aún más los derechos humanos y a Estados Unidos a levantar el embargo comercial.

El gobierno anuncia que a partir de principios de 2013 ya no se requerirá que los cubanos adquieran una costosa visa de salida al salir del país.

Raúl Castro es reelegido presidente en febrero. Dice que dimitirá en 2018, el final de su segundo mandato en el cargo.

En diciembre, el gobierno cubano libera al contratista estadounidense Alan Gross, quien había estado en cautiverio durante cinco años. Gross había sido sentenciado a 15 años de prisión en 2011 después de su esfuerzo por crear una forma de comunicarse fuera del control del gobierno cubano. En respuesta, el presidente Barack Obama anuncia que Estados Unidos reanudará las relaciones diplomáticas plenas con Cuba, lo que incluye la apertura de una embajada en La Habana. No ha habido relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba desde 1961.

Estados Unidos levanta la prohibición de que los estadounidenses viajen a Cuba.

El Departamento de Estado envía una recomendación al presidente para que Cuba sea eliminada de la Lista de patrocinadores estatales del terrorismo, un gran obstáculo en el camino hacia la normalización de las relaciones.

En abril, el presidente Obama y el presidente cubano Raúl Castro se reunieron en la Cumbre de las Américas en Panamá. Es la primera vez que los líderes de los países sostienen una reunión presencial en más de 50 años. Según informes de noticias, Obama y Castro prometen abrir embajadas en ambos países. "Nuestros gobiernos seguirán teniendo diferencias", dice Obama. "Al mismo tiempo, acordamos que podemos seguir dando pasos hacia adelante que promuevan nuestros intereses mutuos".


por Brad Williford Visite nuestra página de inicio para obtener más información sobre la guerra hispanoamericana

Esta fotografía fue tomada en Cuba en 1896 con motivo de la rendición de José Loreto, uno de los jefes de los líderes rebeldes cubanos en la provincia de Santa Clara. Esto fue durante el período en que Martínez Campos fue Capitán General de Cuba. La rendición tuvo lugar en un campamento militar español en Las Cendrillas. Los que se muestran en la imagen son los siguientes:

1.- D. ​​Marcos García, Gobernador Civil de Santa Clara
2.- General D. Ernesto de Aguirre, Comandante en Jefe de 2a División
3.- Comandante (Mayor) D. Silverio Mantilla
4.- D. ​​José Loreto, Jefe de los Rebeldes Cubanos
5.- Coronel D. Luis Chac n
6.- Capitán de artillería D. Luis Massats
7.- Capitán de Caballería D. Carlos Escario
8.- Capitán de Ingenieros D. Antonio Gómez de la Torre, Ayudante de Campo del General
Aguirre
(Esta fotografía es cortesía de José Gómez de la Torre, bisnieto de
Capitán Antonio Gómez de la Torre, cedido por Francisco José Díaz Díaz)

A lo largo del siglo XIX, los cubanos buscaron arrebatar más autogobierno al deteriorado imperio español. Varias pequeñas rebeliones fallidas y reformas coloniales no sofocaron este deseo. La enorme presa del dominio colonial español frenó el creciente río de la libertad cubana. Los cubanos atravesaron esta presa a fines de siglo con la Guerra de 1895. Esta guerra, aunque casi una victoria debido a los errores políticos, estratégicos, operativos y tácticos de España, terminó con la dominación estadounidense de Cuba.

El paisaje y la gente de Cuba no ha cambiado mucho desde la Guerra de 1895. La isla de Cuba se encuentra a unas noventa millas al sur de la costa de Florida. Su tierra está formada por exuberantes y verdes selvas y colinas y montañas cubiertas de follaje. La costa contiene hermosas playas y pequeños pantanos plagados de enfermedades cercanas. La tierra cosechada consiste principalmente en campos de caña de azúcar y tabaco. En el siglo XIX, Cuba desarrolló exportaciones de sustitutos de alimentos de monocultivo con baja elasticidad de demanda y vulnerable a influencias extrínsecas e intrínsecas. Cuba se convirtió en el productor de azúcar más importante después de la caída de Haití Cuba produjo 500.000 toneladas de azúcar, casi un tercio del suministro mundial, para 1860. Los pueblos indígenas que Colón encontró en Cuba han muerto hace mucho tiempo desde que los españoles se establecieron en la isla. en 1511. En el siglo XIX, los esclavos africanos importados constituían un segmento creciente de la población cubana, hasta el final completo de la esclavitud en 1886. La población bajo control español consistía principalmente en piel más oscura, lo que revela su ascendencia esclava africana. Otros, en su mayoría criollos y peninsulares, tienen la piel más clara, lo que indica sus vínculos con Europa y el poder colonial. (Criollos se refiere a los criollos, personas nacidas en Cuba de ascendencia española. Peninsulares se refiere a las personas nacidas en España y que por lo general controlaban la isla).

Al igual que con otros países del Nuevo Mundo, el pueblo de Cuba deseaba deshacerse del dominio colonial español. España & # 8217, una vez vasto imperio colonial y poderosa fuerza se marchitó bajo el amanecer de la independencia a principios del siglo XIX. La ubicación de Cuba en el Golfo de México una vez proporcionó seguridad al territorio español. Estallaron varias revueltas simultáneas, provocadas por las revoluciones estadounidense y francesa, en toda América Latina. España utilizó a Cuba como escenario de sus actividades, pero no pudo hacer frente a todas estas rebeliones contra el dominio colonial al mismo tiempo. España poseía solo dos colonias en el Nuevo Mundo al final de este tiempo revolucionario, Cuba y Puerto Rico. Las nuevas naciones, liberadas por sus propias guerras y revoluciones intestinas, fueron protegidas por [Estados Unidos que implementó la] Doctrina Monroe contra más invasiones extranjeras. Estados Unidos temía que si Cuba caía en manos de los europeos, amenazaría a Estados Unidos. This stemmed from the British using the Caribbean as a staging area during the American Revolution and the War of 1812.

The United States has regarded Cuba with want and concern. Thomas Jefferson envisioned Cuba as an American possession. In 1825, Cuba’s proximity to the United States caused Secretary of State Henry Clay to state that he feared freed Cuban slaves would come to America and spark slave uprisings. Other politicians viewed Cuba as too weak to maintain any independence from European powers if freed from Spain. Before the Civil War, different segments of the American population saw their own role for Cuba’s future. The Northern states wanted the sugar but did not want to admit a slave holding territory, while the Southern states saw Cuba as a leverage against their northern brethren. After the war, the Southern elite did not want the large non-white population admitted to the United States in any capacity that would affect the existing power and social structure. However, the American capitalist saw the exploitative value of Cuba’s agriculture, sugar and tobacco, and imperialists saw Cuba fitting into their plans. Secretary of State Richard Olney, under President Cleveland, reassert[ed] the Monroe Doctrine in a diplomatic dispute between England and Venezuela over the boundary of British Guinea in 1895. This pleased the war hawks in the East who wanted to flex American might between Spain and Cuba during this period as well. Spain’s actions in handling the several uprisings in Cuba typically raised concerns and territorial ambitions in America. This culminated in the Spanish-American War in 1898, with America stepping between Cuba and Spain after the War of 1895.

Several conflicts between Spain and Cuba preceded the War of 1895. Independence movements in 1825 created the Spanish need to invoke Martial Law in Cuba, restricting the ability to assemble, associate, and operate a press. This set the stage for future uprisings and eventually the War of 1895. The wealthy Cuban elite, criollos and peninsulares, feared the large slave population enough to delay any push for independence by the 1840’s, when forty-five percent of the population consisted of slaves. From 1849 to 1851, a former Spanish General, Narciso Lopez, led Cuban refugees in America on three expeditions of revolution in their native Cuba. The first expedition failed on 11 August 1849 due to intervention of American federal authorities. Southern volunteers joined the second group which landed at C rdenas and were driven off on 19 May 1850. The third group, including more Americans, left New Orleans and landed near Havana from 11 to 21 August 1851. Lopez failed to incite a revolt from the people. The Spanish captured, tried, and hanged Lopez and fifty-one Americans at Havana. The Cuban people continued to endure the hardship of colonial rule.

A brief interlude without fighting gave way in 1868 when Cuban rebels attacked the Spaniards, the start of the Ten Years’ War. Carlos Manuel de C spesdes freed his slaves on 10 October 1868 and began the liberation wave. A Spanish military defector and an intrepid mulatto, M ximo G mez and Antonio Maceo, respectively, conducted a campaign that failed when their criollos supporters capitulated in 1878 out of fear of the lower classes, skepticism of the strength of the rural worker and the black rebel army. The Cuban insurgents requested help from the United States. They wanted Washington to put pressure on Spain and to use the United States as a staging area, but the United States turned away and remained neutral. The American people, however, felt compassion for the revolutionaries and supported their efforts. A group of Cuban supporters bought VIRGINIUS, a former Confederate blockade runner. A Spanish warship, TORNADO, captured the VIRGINIUS on 1 October 1873 near Morant Bay, Jamaica. During the struggle of the Ten Years’ War, mid-size farms went under to banks and American businesses gobbled up the small ones in an effort to consolidate land holdings. Years of brutality and atrocities, committed by both sides, lasted until 1878, when Spain eventually defeated the rebels. An armistice ended the fighting, yet this did not satisfy the Cuban people who would rise up again in the War of 1895.

The Ten Years’ War obliterated the sugar industry, dashed hopes for independence, and claimed the lives of 250,000 Cubans. Spain allowed Cuba to send representatives to the Spanish Parliament and greater local autonomy however, blacks and poor whites could not vote and Spaniards comprised half of the voters. Slavery ended in Cuba in 1886. Researcher Louis A. P rez wrote: Cuban dependency on the United States grew significantly after the Ten Years’ War, 1868-1878. A depression in the mid-1880’s led to a few productive system based on corporate latifundia and large centrales. Much credit and investment capital came from the United States. Trade shifted heavily to the United States. The termination of US tariff concessions in 1894 damaged the economy, leading Cuban elites to challenge Spanish economic policy. These developments almost assured that Cuban independence would be followed by Cuban dependency upon the United States.

To a lesser, degree oppression remained initially and new capitalists found their way into Cuba Pope Leo XII’s 1891 encyclical Rerum Novarum, an indictment of early capitalism’s exploitation of workers, portrayed the decadence of corporations running unchecked. Jos Mart , a Cuban exile who led the early efforts of the War of 1895, founded the Partido Revolucionario in 1892 aimed to unify in a single party all those favoring independence. Economically, Cuba aligned closer to America than their Spanish colonial masters as the century entered the last decade. The Panic of 1893 in the United States damaged the Cuban sugar prices. This allowed the American corporations to take over failed farms to secure Cuba’s dependency on the United States. Seventy-five percent of Latin America’s exports to the United States came from Cuba and half of the Latin American imports from the United States went to Cuba in 1894. The United States had well entrenched itself in the Cuban economy and did not want to lose a valuable market so close by. Spain clung to its remaining claim. Cuba was caught in the middle in the mid-1890’s when the United States reduced sugar imports with the Wilson-Gorman tariff and Spain restricted United States imports to Cuba. Proponents of annexation and independence divided Cuba’s population. However, the Cubans wanted to rid themselves of Spain’s colonial rule and Spain’s economic policies. The dam of Spanish rule holding back Cuba started to crumble from the force of Cuba’s desires.

The War of 1895, sometimes called the Cuban Insurrection, began in 1895 after Spain suspended constitutional guarantees on 23 February. The next day, independence factions under M ximo Gom z, Antonio Maceo, and exile Jos Mart started military action near Santiago. Charismatic leaders united this cross cultural, Cuban movement toward a goal of eliminating Spanish control. However, a split developed between the goals of Maceo, who believed in a military faction to control efforts until victory, and Mart , who favored a democratic form. Mart encouraged Maceo and G mez to conduct military action. Mart aimed for an independence with racial equality, democracy, self-rule, and social justice. He found support among the working-class and middle-class, who donated to the Partido Revolucionario regularly. He realized that the wealthy exiles were too dependent on Spanish control. The war for liberation concerned itself with a social revolt to dislodge the planter class and to fight for colonial independence. Mart died in a skirmish on 19 May 1895 with Spanish Colonel Xim nez de Sandoval, after which, the insurrection began to go badly. Many historians believe that if Mart survived the war Cuba's history would be completely different. Mart , who wrote extensively, exhibited repugnance for America and malice towards capitalism, as evident in his unfinished letter to Manuel Mercado: It is my duty . . . to prevent, through the independence of Cuba, the U.S.A. from spreading over the West Indies and falling with added weight upon other lands of Our America. All I have done up to now and shall do hereafter is to that end. . . . I know the monster because I have lived in its lair - and my weapon is the slingshot of David.

One Cuban junta even helped start and feed the rebellion while operating in the United States, and the American people supported Cuban insurrectionists, especially after tighter control answered the rebellion. By June 1895, the six or eight thousand rebels faced fifty-two thousand Spanish soldiers and nineteen warships. The rebels operated mostly in the elevated countrysides of eastern Cuba. The Spanish, without mobility to bring needed reinforcements, stayed on the roads and in towns to avoid the rebel’s wrath. After the start of the War of 1895, Spanish Captain General Mart nez Campos, who commanded and controlled the island for the Spanish empire, wrote in June: We are gambling with the destiny of Spain. . . . The insurrection today is more serious and more powerful than early 1876. The leaders know more and their manor of waging war is different from what it was then. . . . Even if we win in the field and suppress the rebels, since the country wishes to have neither an amnesty for our enemies nor an extermination of them, my loyal and sincere opinion is that, with reforms or without reforms, before twelve years we shall have another war.

He clearly understood the situation and foresaw fighting until Spain lost its hold on Cuba. Spanish Captain General Valeriano Weyler arrived in January 1896, replacing General Mart nez Campos as governor and Commander-in-Chief. He possessed Machivellian qualities and quickly institutionalized concentration camps for noncombatants, where thousands would perish (though this was probably not his intention). On 21 October 1896, he issued the reconcentration order, stating: I order and command all the inhabitants of the country now outside of the line of fortification of the towns, shall, within the period of eight days, concentrate themselves in the town so occupied by the troops. Any individual who after the expiration of this period is found in the uninhabited parts will be considered a rebel and tried as such.

Cubans, mostly women and children, lived in famine and disease. This act alienated more American opinion. Furthermore, the American press sent reporters to Cuba, where the Journal and World published incendiary stories, and when the truth paled they invented atrocities to incite more public opinion. President McKinley told Spain in July 1897 to halt Weyler or the United States would intervene. When Spain’s premier died in August 1897, a liberal government came in, which pulled Weyler and gave Cuba more autonomy by October 1897. General R mon Blanco, more tolerant, replaced General Weyler and quickly ordered a reversal of the harsh policies by giving out aid and reorganizing rural industry.

At the political level, the War of 1895 consisted of the Spanish government in Spain and Cuba and the leaders of the Cuban independence movement. Each side established their own political objectives to define victory. Spain controlled only Cuba and Puerto Rico in Latin America as the Nineteenth Century came to a close and the Spanish crown did not want to lose Cuba. The brutal Spanish Captain General Valeriano Weyler’s, known as devoid of political understanding, created domestic and international discord during his reign over Cuba. The Cuban independence movement sought freedom from its colonial master and faced political problems and legitimacy from a lack international recognition. Early on they desired a democracy during and at the end of the War of 1895, especially Mart , but the Spanish-American War derailed the effort.

At a strategic level, a power identifies security objectives and allocates the resources required for its accomplishment. Additionally, the power establishes risk limits and initiates plans to secure the political objective. A Spanish designated commander-in-chief acted with fairly free hand in Cuba. The Spaniards accepted the risk of international reprisals and condemnation. Spanish forces operated with far greater numbers of soldiers than the Cubans. The Cubans suffered limited manpower and equipment. Ideological differences, such as the one between Mart and Maceo, hindered the assignment of strategic objectives by the Cubans. Unable to achieve a set political goals, both the Cubans and Spaniards failed strategically in the War of 1895. This allowed the United States to enter Cuba in 1898.

On the operational level, a nation designs and sustains campaigns, moves its forces, and aims at the enemy’s culminating point to achieve the strategic objectives. Operational objectives link strategy and tactics. Spanish forces moved on main roads and through towns on foot, avoiding the countryside. They established concentration camps to remove any possible guerrilla support in the countryside. By doing this, the Spanish could not attack the Cuban’s center of gravity, the rebel forces themselves. The Cubans operated in the rural parts, hiding in the hills and forest. They predominately received logistical support from other sympathetic Cubans. The rebels also received smuggled arms from Florida and funds from New York. The Cubans guerrilla campaign style permitted them to move over distances without interference, but they did not threaten Spanish control of cities. The sedentary tactics of the Spanish never took the fight directly to the rebels to link it to their strategic objectives. The Americans would take the fight to the Spaniards in the next war. It was no wonder the Spaniards expected the United States annex Cuba. Jefferson had included it as part of his dream of expansion John Quincy Adams considered it indispensable to the continuance and the integrity of the Union the South coveted it Polk tried to purchase it and the Ostend Manifesto prepared to steal it.

The tactical level involves the actual soldiers and combat. The fighting accomplishes the military objectives through planning and execution. The Spanish leaders and soldiers received training, but acted without any professionalism. The Spanish operated with nearly 200,000 men. Their tactic of relying on heavy regiments instead of mobile forces, such as cavalry units, to sweep the countryside proved to be faux pas. As the fighting increased early on, the defensive minded Weyler instructed his forces to construct strong point block houses and erect barbed wire to section off the land. He intended to isolate the guerrilla forces operating in the country side. The Rebel and Spanish forces both [resorted] to scorched-earth tactics.

The Cubans functioned as a guerrilla force. They fought in small numbers, ambushed the enemy at opportune times, and used an irregular cavalry force at times. They probed the Spanish defenses for weak areas to hit. The rebels came down from the rugged mountains and scoured the countryside for Spanish soldiers and sympathizers. The rebels took what little was available from the local farmers. They extorted American companies and burned sugar cane fields as well. Facing a force five times its size, the liberation army pushed the enemy steadily until 1898 [when] Spain and its commanders were exhausted militarily and economically. With the Cubans on the brink of triumph, the United States snatched victory.

In the War of 1895, Cuba had lost one sixth of its population from combat and disease. The War of 1895 washed away many of Spain’s reservoirs of assets and drive. Loyalists in Havana had rioted against home rule on 12 January 1898, and the United States consul’s request for protection resulted in the battleship U.S.S. MAINE being sent to Cuba. Writer Philip Brenner wrote: The Cubans had nearly won the war by February when the United States battleship Maine - in Havana harbor to protect U.S. property and to signal the Cuban rebels that the United States was worried about the course the revolution would take - exploded.

When the Spanish-American War broke out in 1898, Cuban rebels achieved little success because the United States Army employed them as labor troops. This signaled the role that Cuba would endure under American control for the decades to come.

The United States viewed Cuba in the Nineteenth century as an island to economically exploit and a country needing American control. Spain shored up its last New World possessions to contain their last Latin American independence surge. Spanish colonial policies and conflicts, several insurgencies and Ten Year’s War, culminated in the War of 1895 for independence. The War of 1895 resulted in near victory for the Cubans because of Spanish inability to achieve their political, strategic, operational, and tactical objectives. The United States jumped in with its own agenda, which began a half century of direct American influence over Cuba. After the long, bitter fighting in the Nineteenth century, Cubans secured a moderately better life, but lost their dream of freedom.

Bibliografía:

Dupuy, R. Ernest and Trevor N. Dupuy, The Encyclopedia of Military History from 3500 B.C. to the Present, 2d ev. ed. New York: Harper & Row, 1986.

Gunn, Gillian, Cuba in Transition: Options for U.S. Policy, New York: Twentieth Century Fund, 1993.

Handelman, Howard, The Challenge of Third World Development, Upper Saddle River, NJ: Pentice Hall, 1996.

Hatchwell, Emily and Simon Calder, In Focus Cuba: A Guide to the People, Politics and Culture, London: Latin America Bureau, 1995.

Hawthorne, Julian, United States, Vol. 3, From the Landing of Columbus to the signing of the Peace Protocol with Spain, New York: Peter Fenelon Collier, 1898.

Lande, Nathaniel, Dispatches from the Front: News Accounts of American Wars, 1776-1991, New York: Henry Holt & Company, 1995.

Manchester, William, Controversy: And Other Essays in Journalism 1950-1975, Boston: Little, Brown, & Company, 1976.

Musicant, Ivan, The Banana Wars: A History of United States Military Intervention in Latin America from the Spanish-American War to the Invasion of Panama, New York: Macmillan Publishing Company, 1990.

Olcott, Charles S., The Life of William McKinley, Vol. 4, Boston: Houghton Mifflin Company, 1916.

P rez, Louis A., Jr., The Collapse of the Cuban Planter Class, 1868-1968, Inter-American Economic Affairs 36, no. 3 (1982), Historical Abstracts [CD-ROM], print entry no. 35A:8086.

P rez, Louis A., Jr., Toward Dependency and Revolution: The Political Economy of Cuba Between Wars, 1878-1895, Latin American Research Review 18, no. 1 (1983), Historical Abstracts [CD-ROM], print entry no. 35A:4542.

Skidmore, Thomas E. and Peter H. Smith, Modern Latin America, 4 ed. New York: Oxford University Press, 1997.

Thomas, Hugh, Cuba: The Pursuit of Freedom, New York: Harper & Row, 1971.


Spanish-American War and the Philippine-American War, 1898-1902

The 51st Iowa Volunteers leaving the Presidio and heading for the Philippines in 1898.

PARC, Golden Gate National Recreation Area

On April 21, 1898, the United States declared war against Spain. The causes of the conflict were many, but the immediate ones were America's support of Cuba's ongoing struggle against Spanish rule and the mysterious explosion of the U.S.S. Maine in Havana Harbor. It would be the first overseas war fought by the United States, involving campaigns in both Cuba and the Philippine Islands.

The Spanish fleet guarding the Philippines was defeated by the U.S. Navy under the command of Commodore George Dewey on May 1, 1898. Ignorant of Dewey’s success, President McKinley authorized the assembling of troops in order to mount a campaign against the capital of Manila. The military base best suited as the staging point for troops bound for the Philippines was the Presidio of San Francisco. The majority of these soldiers were volunteers, originating from all over the United States, gathering and training at the Presidio before the long sea voyage to the Philippines and their part in, as Secretary of State John Hay put it, the "splendid little war."

The Presidio's Role

The Presidio was a natural staging point because of its proximity to the finest harbor on the west coast, and possessed enough land to house and train large numbers of troops for service in the Philippines. The first soldiers left the Presidio in May 1898, and consisted of the 1 st California Infantry and the 2 nd Oregon Infantry Regiments. Soon soldiers from Washington, Montana, Iowa, Wyoming, Kansas, Tennessee, and Utah would be stationed at the Presidio in addition to the regular garrison. From the beginning of the war to 1900, some 80,000 men passed through the post on their way to the Philippines. At the turn of the century, San Francisco offered many attractions, but army life at the Presidio was cramped, and sickness often flared up in the temporary tent camps. This situation prompted the military to improve troop facilities and helped change the face of the Presidio over the ensuing years.


However, not all Cuban rebels signed the Pact of Zanjon. One group led by Calixto Garcia continued the armed confrontation in what was to be known as the “Guerra Chiquita” (Little War). The insurgents were disadvantaged as they lacked proper military training and experience, and had a shortage of arms. The ambitious war also failed to receive support from Cubans, who were already exhausted by the Ten Years’ War. By September 1880 the rebels were defeated, and the Little War was over. The Spanish colonial government instituted little reforms to remedy the social issues plaguing the colony. Cuban dissent increased, political temperatures soared, and a new war was destined to break out.

In February 1895 the colony was engulfed in a new war, known as Cuban War of Independence. Initially, rebels led by Jose Marti had lobbied for assistance from exiled Cubans in Florida and Latin America to fight for Cuban independence. The “Guerra de Independencia Cubana” was the last war in the trilogy, and was the bloodiest of the three, resulting in the death of about 0.3 million Cuban civilians. The United States became embroiled in the conflict after the sinking of the USS Maine battleship in 1898 and signaling the start of the Spanish-American War. The involvement of the United States in the war resulted in the defeat of Spanish forces who surrendered sovereignty over Cuba on December 10th, 1898 in the signing of the Treaty of Paris, which provided for the Independence of Cuba from Spain. There was 3.5 years of the US military rule before Cuba became impendent on May 20 th , 1902.


Resources:

Mr. Donn has an excellent website that includes a section on the Caribbean.

New York Journal headline reporting the sinking of the USS Maine. The sinking of the USS Maine led to the Spanish-American War. William Randolph Hearst was the publisher of the New York Journal newspaper. In 1897, Hearst said to photographer Frederic Remington, “You furnish the picture, We’ll furnish the war.”

Ver el vídeo: Independencia Cubana. 20 mayo 1948 La Habana